Democracia incompleta (II)


Como comentario al post “Democracia Incompleta”, debería haber mecanismos para evitar el cuasi-secuestro de la sociedad por su clase política dirigente. Uno de ellos es, sin duda, el sistema de listas abiertas (por el que el pueblo elige los nombres y/o el orden de aquellos a quienes quiere como representantes), pero también caben otras posibilidades aunque se perciban como más extrañas.

Una sería la repetición de aquellas elecciones con menos de un 30% de participación (por poner una cifra), obligando a la renovación de candidaturas en dicho supuesto. Por ejemplo, de todas las cabezas y de otro 30% de las listas. Ello conllevaría un gobierno legítimo pero de transición por un periodo de entre seis y las nueve meses, suficiente para dar tiempo a la articulación de nuevas propuestas en torno a nuevas figuras. Así se dotaría a los ciudadanos de una herramienta eficaz para determinar si se sienten o no representados por sus políticos, e igualmente a estos les haría velar más por dicha representación y menos por sus intereses particulares o los de sus partidos. En definitiva, haría emerger el verdadero liderazgo social. Algo a lo que el ‘político profesional’ tiene verdadero pánico.

Otro mecanismo sería prohibir que fuera cabeza de lista aquel candidato que ya hubiera perdido las mismas elecciones en más de una ocasión. Al menos, sin ninguna convocatoria de por medio.

Cuando la sociedad dice ‘no’ con votos y valoraciones a un determinado líder, ¿quién es un partido para imponer a su dirigente sólo gracias al desgaste del adversario? Que el candidato obvie dicho rechazo popular ya denota su falta de liderazgo, pero que el propio sistema no ponga límites a semejante falta de rubor es algo que nos compete a todos.

Y sin embargo, no sorprendentemente, quien parece temer más la libertad de los ciudadanos para decidir a quién quieren es la ‘clase política’. No tanto porque considere al pueblo irresponsable o peligroso si se le escucha demasiado, sino porque ha hecho de su ‘representación’ un mero oficio; una forma (ventajosa) de ganarse la vida; un mecanismo de poder y de control que poco o nada tiene que ver con el bien de los ciudadanos. Algo que le ocurre a casi todas las instituciones cuando se blindan: la entidad coge entonces el protagonismo, no su objeto, principios y valores, dictando doctrina sólo para favorecer a quienes llevan el mando.

Quizá por ello ningún verdadero líder (siempre en el lado correcto de la historia, incluso cuando le perjudica) ha necesitado mandar para fundamentar su ideología y provocar cambios. Le ha bastado aglutinar en torno a la grandeza de su visión. Y por ello los que mandan les temen tanto.

. . .

Por poner ejemplos de lo incompleto del ‘sistema democrático’ español, estos son algunos detalles de la semana pasada:

– Rubalcaba, nuevo candidato socialista, da la cara por Blanco (Vicepresidente del Gobierno) en los albores de un escándalo en el que se cuestiona al mismo por tráfico de influencias (como mínimo). Y ello, enmarcando con declaraciones del Sr. Bono desde lo más alto del organigrama institucional como Presidente del Concreso exonerando al ‘político’ (en el caso particular y en general) por gracia de su mero rango. Es decir, por casta. Sólo faltaba que se les uniera Chaves en sus declaraciones.

– Soraya Saenz de Santamaría, Portavoz Popular en el Congreso, es preguntada por sus aspiraciones tras las elecciones, a lo que contesta que ella está para lo que designe el Partido; a disposición del mismo en lo que haga falta.

¿No es esto gregarismo? ¿Qué tiene que ver con la representación y el liderazgo, es decir con dónde te quiere el pueblo y con dónde quieres tú servir al mismo? ‘Con el Partido, por el Partido y para el Partido’, podría ser el eslogan único de campaña.

– Es el Día de la Hispanidad y todos los políticos salen a la calle formando una especie de plaza a base de tribunas de invitados para evitar que les llegue el reproche público. Pero entonces, ¿para qué salen? Digo si tanto temen el encuentro con la gente. Curiosas costumbres más propias de caudillajes pasados.

– Zapatero, Presidente del Gobierno dde España, declina el mismo día de la nación pronunciar palabra ante la prensa. ¿No sería más lógico que celebraran sus actos a puerta cerrada?

– A Rajoy, candidato a Presidente del PP, le preguntan por los futuros debates electorales con su adversario, a lo que viene a contestar que eso a él no le concierne, que pregunten a su directora de campaña.

– Ana Botella, mujer del ex-Presidente Aznar, accederá a la Alcaldía de Madrid por el paso a la política nacional del actual Alcalde, Alberto Ruíz Gallardón. Luces y liderazgo al frente. Cómo si no se hubiera notado que llevan años preparando este escenario al margen de sus virtudes y capacidades como alcaldesa. Lo que no decían es que su ascenso se debía producir eludiendo elecciones y que obedece a los intereses de quien/nes la apadrina/n.

– Y para terminar, unos y otros se dedican a colocar candidatos ‘por’ provincias que, en algunos casos, apenas han visto sin bajarse del coche. Porque a estos efectos, una provincia no deja de ser un trozo de tierra. Nada tiene que ver con su población.

Todo esto es lo cotidiano. El día a día apenas perceptible y en absoluto escandaloso. Y sin embargo, denota esa falta de políticos verdaderamente demócratas. Y por ello pienso que una abstención masiva, o un significativo voto nulo o en blanco, acompañada del ascenso de algunos partidos minoritarios, sería la única herramienta para, verdaderamente, forzar un cambio en el sistema en favor de una democracia mucho más lógica y representativa.

About fernando de souza diaz pavon

What's the reason of this blog? Mainly, to show something different to the mainstream; an alternative view on current affairs able to challenge the 'status quo'. And also because, by sharing my thoughts, I feel freer. If I become, to some extent, influential through this activity, I just hope to help others to feel the same. Why not? Thus, don't expect to find here what you can read in the newspapers.
This entry was posted in IN SPANISH, POLITICS, SERIES, SOCIETY and tagged , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

4 Responses to Democracia incompleta (II)

  1. pablodesouza says:

    Para nada estoy de acuerdo contigo en la conclusión final. No creo que una abstención les haga mucho daño a los políticos apoltronados. En el estatuto de cataluña hubo una abstención del 60 % y la obviaron celebrando su “mayoritaria” aprobación. Lo que podría hacer mover a los partidos mayoritarios su postura en torno a los requerimientos de una democracia real es que los ciudadanos nos decantemos por partidos minoritarios que reclaman estos cambios estructurales en la democracia: Véase EQUO, UPyD e IU. Al ser partidos minoritarios de ámbito nacional son los más perjudicados por la actual ley electoral que beneficia a los dos grandes partidos y a los nacionalistas. Pero según un estudio estadístico del que ahora no te puedo citar la fuente votando al partido minoritario que más posibilidades tiene en cada circunscripción es como se consigue hacer daño a los grandes. El problema es que el voto de los “descontentos”, “indignados” o como quieras llamarlo con el sistema electoral está muy repartido entre abstenciones, votos nulos, sub-partidos minoritarios… si se pudiera enfocar ese voto hacia uno “útil” de un partido minoritario entonces éste tendría la fuerza suficiente para exigir un cambio en la actual ley electoral. Algunas de las demandas que en la manifestación del 15 de Octubre había eran la eliminación del senado o reforma para que sea una cámara de un solo representante por comunidad autónoma. La reducción de los parlamentos autonómicos. El valor real del voto en blanco (que se represente en escaños vacíos en el congreso). Listas abiertas. Reforma de la ley electoral para que todos los votos valgan lo mismo sin distinción de la región en la que votes o el partido al que votes. Eliminación o reducción de las diputaciones provinciales, unión o mancomunión de ayuntamientos. Elaboración de un baremo de sueldos para los representantes públicos (alcaldes, diputados, concejales) en base al número de ciudadanos que representan. Dedicación plena al puesto político representativo con un solo sueldo: Que no haya alcaldes que también sean senadores, o parlamentarios con otros trabajos…

  2. Sí, por supuesto. Si hay algún partido minoritario con cuyas propuestas te identifiques, vótalo. A mí no me convencen y tampoco estoy de acuerdo con bastantes de sus reclamaciones, pero una abstención grande junto con un trasvase de votos importante a los mismos supondría un cambio de escenario. Gracias por el comentario.

  3. Pingback: Democracia incompleta | FernandodeSouzaDiazPavon's Blog

  4. Pingback: La oportunidad histórica del Centro en España | FernandodeSouzaDiazPavon's Blog

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s