La otra cara de la realidad económica española (2). ¿Qué nos ha pasado?


En referencia al problema de la deuda, y más concretamente al problema previo financiero (vinculado en nuestro economía al del exceso de deuda en el sector privado), el caso de España se podría explicar del siguiente modo. Simplificando:

Durante la burbuja inmobiliaria el sistema bancario español recibió una enorme cantidad de dinero del conjunto del sector financiero europeo, muy particularmente de las entidades de países como Alemania. Sin embargo, una parte importante de este dinero era traspasado en ‘negro’ al tiempo de realizarse las transacciones de viviendas. Lo cual, por si mismo, dificultaba su re-entrada en el tráfico bancario ordinario.

El dinero estaba pasando de unas manos a otras pero no necesariamente de unas cuentas a otras. Sólo por esta circunstancia (aparentemente anecdótica), la liquidez y fortaleza del sistema bancario se debilitaba en orden a dotar sus reservas y devolver lo que había pedido prestado. Pero es que además, o sobre todo, la titularidad del dinero se estaba concentrando en unas pocas manos (las de promotores-constructores-especuladores; también sorprendidos con grandes créditos al tiempo del pinchazo) en tanto que millones de trabajadores se iban sobrehipotecando. Buena parte de ellos vinculados a los sectores inflados artificialmente. Es decir, virtualmente insolventes. La construcción y todo lo que gira en torno a ella.

Los bancos españoles se quedaron, así, a través de ejecuciones [a particulares] y daciones en pago [a promotoras], con infinidad de activos inmobiliarios en sustitución de un dinero que ya no les retornaría – no sólo a las entidades prestamistas sino, en la parte del ‘negro’ escondido o evadido, al propio sistema bancario en su conjunto. Dinero que dejó de circular, por tanto, para la economía. O al menos, para la economía no sumergida.

Ante este escenario, ahora parece lógico que Alemania – como banquera que fue de buena parte de ésta y otras burbujas, y ya con la mayoría de sus principales bancos rescatados por los ‘activos tóxicos’ americanos – pretenda como primer objetivo garantizarse el cobro de sus créditos. Ellos ponían la gasolina de los fuegos que encendíamos los periféricos, a lo cual el propio Banco Central Europeo colaboraba fijando y sosteniendo unos tipos de interés inusualmente bajos.

……

Al castigarse el déficit público español (como el del resto de países de la Unión) se piensa que se asegura mejor el cobro de los bonos y obligaciones del estado; o al menos se vela para que el mismo pueda salir eventualmente al rescate de cualquier entidad de su sistema bancario (como hemos dicho, prestatario del alemán). Ello a costa de cualquier otra partida de inversión y de gasto.

La lógica alemana viene a decir así: ‘¿Cómo asegurar que, de fallarte la financiación extra necesaria para cubrir el déficit, no serán mis créditos los perjudicados?. Recorta de donde tengas que recortar pero ni se te ocurra incurrir en déficit’. A partir de ahí, ‘lo que le pase a tu economía me da [más] igual’. Como si la marcha de esta última estuviera desconectada de dicho objetivo de equilibrio presupuestario, o como si la propia industria/maquinaria alemana no dependiera de lo que consumimos los demás para mantenerse.

En todo caso, la burbuja ha sido tan grande, la caída de la actividad tan brusca y profunda, que ni con ingentes recortes en nuestras administraciones públicas ha podía el estado abordar la situación de insolvencia de nuestro sistema financiero. Al contrario, ha precipitado no sólo la citada inactividad sino la huida de un capital extranjero provocada, en buena medida, por un dibujo catastrofista o pesimismo económico buscado y publicitado por el gobierno al cabo de coger el mando. Sólo para legitimar sus reformas. Los famosos discursos del ‘estamos en el comienzo del comienzo‘ o ‘nos sobra de casi todo’ más de tinte ideológico que económicamente lógicos.

No se puede poner todo el acento en el déficit público pretendiéndose igual objetivo para todos los países de la Unión, y sobre todo en igual plazo, con independencia de cuál sea el porcentaje de su endeudamiento sobre el PIB o el propio peso y dinamismo de cada economía. Máxime si dicho dinamismo y el mismo PIB se ven resquebrajados por la ‘receta’ única de los recortes; agudizándose con ello el problema existente del sobre-endeudamiento.

¿Por qué se decidió penalizar cualquier déficit superior al 3% a partir de una deuda del 60% (en aquel momento la de España) y no un déficit de, por ejemplo, el 2% cuando el endeudamiento es superior al 80, 100 o más por ciento (caso de Alemania, Francia, Italia)? No parece que el criterio elegido se corresponda con la realidad, e intereses, de todas las partes.

En términos estrictamente numéricos, una deuda del 60% de quien es ‘mileurista’ puede dejar libres y, por tanto, disponibles recursos equivalentes, e incluso por encima,  a los de quien genera el doble si éste tiene una deuda superior al 80%.

[1000€ – 60% = 400€ // 2000€ – 80% = 400€]

About fernando de souza diaz pavon

What's the reason of this blog? Mainly, to show something different to the mainstream; an alternative view on current affairs able to challenge the 'status quo'. And also because, by sharing my thoughts, I feel freer. If I become, to some extent, influential through this activity, I just hope to help others to feel the same. Why not? Thus, don't expect to find here what you can read in the newspapers.
This entry was posted in ECONOMY, IN SPANISH, SERIES and tagged , , . Bookmark the permalink.

One Response to La otra cara de la realidad económica española (2). ¿Qué nos ha pasado?

  1. Pingback: La otra cara de la realidad económica española (3). ¿Qué diagnóstico es el correcto? | FernandodeSouzaDiazPavon's Blog

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s