La oportunidad histórica del Centro en España


Como casi siempre en estos casos, fruto de una coyuntura que es muy difícil que se repita. De hecho, en España ha tardado más de treinta años en darse. En la cual entran en juego factores que determinaron el abandono de ese espacio clave del centro por parte de los dos partidos mayoritarios. Hasta no hace tanto, autocalificados como el ‘centro-izquierda’ y el ‘centro-derecha’, aunque sólo fuera para achicar dicho terreno tan cotizado. El cual, dejaron a su merced y al alcance de quienes estaban en mejor posición para ocuparlo. En este caso, ‘Ciutadans/Ciudadanos’, un tapado al que todavía se asociaba con un partido regional, y también ‘Podemos’, vinculado a la izquierda más extrema. Obvio era que Upyd, aun en crecimiento, tenía un techo y que tampoco aspiraba a superarlo.

Así, la coyuntura política aparentemente favorecía que las dos grandes formaciones tradicionales enarbolaran con orgullo su ascendencia ideológica. Es decir, su condición como únicos representantes ‘sensatos’ de la derecha y de la izquierda (sin más). En el primer caso, al verse solos en ese gran espectro que va desde el centro hasta la derecha escorada de ‘Vox’; despreciando, incluso, de forma expresa a su potencial adversario, Ciudadanos. Y en el segundo, ante el izquierdismo radical de Podemos pese a lo inteligente de su estrategia transversal; igualmente subestimada.

Estos factores fueron los que determinaron el hito histórico en la democracia española de un partido como Ciudadanos de centro liberal, de tinte progresista y ¡catalán! ocupando buena parte del espacio político nacional de centro. Al menos, si atendemos a las encuentas, al crecimiento de su número de afiliados y al resultado en las últimas elecciones en Andalucía.

el centroPor ello es interesante recordar a Antonio Garrigues Walker, padre en los ’80 del fallido liberalismo político español, repasando sus palabras en una entrevista dada el 3 de agosto de 2008 (elmundo.es):

“– ¿Acaso puede este país, por carácter, ser centrista?

–Es centrista, pero el problema es cómo ocupar ese espacio. El problema no es sólo español: en ningún mapa político hay un gran partido de centro, cuya mayoría es imposible. Entonces se trata de cómo beneficiarse de la condición bisagra entre los dos grandes partidos. Nosotros no lo conseguimos, pero tampoco el CDS.

–¿Qué falla en el sistema?

El bipartidismo tiene mucha fuerza, simplifica la vida política y genera conformismo. Los partidos, lejos del debate, practican la ideología de la mayoría. El socialismo y el conservadurismo han renunciado a sus principios básicos e históricos y han usurpado la ideología liberal porque es la única que queda (desaparecidos el marxismo y el anarquismo). Ambos buscan el centro porque no hay interés en definir una ideología, sino en conquistar el poder y perpetuarse, es el caso de los Kirchner, los Clinton, Chávez, Correa, Berlusconi… Todo se justifica en alcanzar el poder, y eso a mí me preocupa enormemente: los liberales tenemos muy presente que toda forma de poder corrompe y que de todo poder se abusa, y la concentración del mismo nos inquieta.

–Su liberalismo, ¿no es una derecha economicista a ultranza?, ¿no es un sálvese quien pueda contrario a la solidaridad?

–No, uno no puede proclamarse liberal porque crea en la economía de mercado; no, un liberal lo es en cuanto a todos los aspectos de la vida: el comportamiento, la política, la religión… Segundo, un liberal defiende la economía de mercado sólo cuando funciona correctamente. Y tercero, por encima de todo están los valores éticos, sin los cuales la sociedad se corrompe. Ser liberal no es fácil, porque renunciar al dogmatismo es complicado: la gente necesita creencias incuestionables. Un liberal vive feliz con la duda y la incertidumbre. Pero a los seres humanos nos gusta poseer la verdad”.

http://www.elmundo.es/suplementos/magazine/2008/662/1217415309.html

Así, en lo anómalo de la presente emergencia centrista que lidera Ciudadanos en España identificamos:

– El escoramiento del PP hacia la derecha fruto de las medidas anti-crisis y del propio perfil ideológico de los miembros más visibles o destacados tanto del partido como del Gobierno (en lo que se dejan ver). El PP ha obviado dicho ‘centro’ incluso en lo terminológico pese a que fuera la palabra más repetida en la época de Aznar y con la que éste llegó a ganar por mayoría absoluta en una segunda legislatura.

Los actuales dirigentes se veían tan seguros, tan confiados y protegidos al abrigo de la corriente conservadora europea que ya no sentían tal necesidad, borrando, por tanto, ese espacio tanto en lo ideológico como en su vocabulario. Con el agravante, en este caso, de que su gestión, manifiestamente de derechas en lo social (de forma justificada o no) no lo ha sido en lo fiscal por lo que afecta a las clases medias (pymes, autónomos, funcionarios, asalariados). Castigadas como nunca para pagar esa factura ‘heredada’, no se sabe muy bien de quién.

Lo cierto es que nos referimos a un espectro social potencialmente próximo a la derecha que se vio atacado de forma, quizá, explicable pero en todo caso incoherente y sin que ningún responsable político, ni de antes ni de ahora, pidiera disculpas y, ni mucho menos, rindiera cuentas.

– De forma paralela, el escoramiento del PSOE hacia la izquierda como reacción a la propia política del Gobierno y, sobre todo, tras las últimas elecciones europeas, a la irrupción de la nueva fuerza ‘Podemos’ capitalizando y aglutinando (previa merma de IU) buena parte no sólo del descontento sino de esa izquierda ideológica hasta entonces monopolizada, casi en exclusiva, por los socialistas.l

– La dificultad de los partidos tradicionales, PSOE, PP e IU, para entender que no sólo se estaba optando entre derechas e izquierdas sino, sobre todo y en mayor medida, al menos para dos generaciones de votantes, entre partitocracia y una democracia mucho más real y representativa. De ahí que se hable de forma cada vez menos cuestionable de una segunda transición. Y por ello dicha dicotomía (democracia partitocrática vs democracia representativa) es la que determina, ya, más allá del posicionamiento ideológico, las alianzas y pactos entre fuerzas; tanto de investidura como de gobierno.

Lo primero son las reglas de democracia interna, la limpieza, representatividad y la transparencia en las estructuras de los partidos, pues la sociedad ha identificado con claridad, tras años de bipartidismo, que son dichos déficits la causa principal de la corrupción sistémica o estructural que padecemos, tanto nacional como regional, en el seno de los partidos y, por contaminación, de las instituciones.

– La falta de un adecuado liderazgo y de suficiente visión y capacidad para leer este escenario por parte de Upyd, pese a que sobre el papel era la fuerza nacional a la que más beneficiaba. Ello, por anteponer sus siglas a la posibilidad real de ocupar el centro. Uno de los errores de estrategia política más graves de nuestra historia democrática capaz de hacerles desaparecer casi de un día para otro pese a lo consolidado de su posicionamiento. Y sobre todo, una oportunidad perdida para España ante la ingente tarea que, ahora, afronta en solitario Ciudadanos; lo que, muy probablemente, dé suficiente tiempo o margen al PP y al PSOE, es decir a la derecha y a la izquierda clásicas, para usurpar de nuevo el espacio centrista.

Así, en el fallido pacto con Ciudadanos, Upyd hizo valer su mayor dimensión como partido obviando lo histórico del momento que estaba protagonizando. Probablemente, porque nunca tuvo conciencia real de dicha transcendencia y oportunidad históricas. Le mató su exceso de egoísmo y su falta de ambición en un tiempo en que era imprescindible tenerla como palanca de supervivencia. Es decir, como factor que daba todo su sentido a su propia existencia.

Sus limitaciones de liderazgo le llevaron a no querer salir de su zona de confort: la de la denuncia e influencia política pero sin, en ningún caso, pretender cambiar las reglas. Sin ser conscientes de que estábamos en una segunda transición. Ésa que se inició el #15M de 2011.

El pequeño tenía la visión y el sentido de misión histórica. El grande tan ‘sólo’ tenía la estructura. Una ‘joint venture’ de libro que dotaba de visión y misión (de un claro ‘porqué’), es decir de liderazgo, a una estructura no vacía ni infrautilizada pero sí desaprovechada y fuera de contexto. Caso análogo al de IU (apoltronado en cajas e instituciones). Y así lo constató/certificó la gente al seguir al nuevo. Ése que advirtió en su día a los dos grandes para que cambiaran ciertas reglas ‘so pena’ de irrumpir en la esfera nacional, constituyendose primero en movimiento y luego en partido. Un descaro propio de quien sabe (a ciencia cierta) que tiene a la historia de su lado.

– El freno en el ascenso de Podemos a causa de los sonoros vínculos de sus líderes más relevantes con ciertos regímenes latinoamericanos, inasumibles en Europa aunque sólo sea en las formas. Y también por la imagen proyectada por dirigentes como Monedero, radical en el fondo pero también en la apariencia. Sin olvidar lo decepcionante del cierre de filas público por parte de toda la cúpula en torno a su figura (a lo más puro partido clásico) ante el cuestionamiento del que fue objeto.

– Los propios méritos de C’s al presentarse como un partido fresco, moderno, con un ‘ADN’ claramente democrático, excelente en el manejo de lo digital, látigo de la corrupción en Cataluña, progresista y abierto a Europa (integrado ya en el grupo Demócrata Liberal Europeo), con una imagen cuidada y un líder solvente, de discurso fácil, joven pero  experimentado. Y ello, frente a un Rajoy (por la derecha) de perfil tecnócrata, que demasiado a menudo parece salido de otro mundo o de otro tiempo; y a un líder joven, Pedro Sánchez, por la izquierda pero (aparentemente) sin más contenido ideológico que el prefijado en una Conferencia Política anterior a su elección bien tutelada por el ex-Secretario General Rubalcaba; igualmente, otro líder de otro tiempo.

albert-rivera-efe-cs

En Resumen, con todo esto se está demostrando que al centro, donde se sitúa la mayoría sociológica, se puede llegar por rutas distintas a las de la derecha e izquierda clásicas (así definidas e identificadas). Hasta hace bien poco las únicas conocidas o consideradas para optar por ese espacio hoy abierto a una nueva, tercera vía, mucho más directa que representan la convicción y el espíritu democráticos. Una ruta que desacraliza a los partidos y da la vez a los ciutadans/ciudadanos. Una ruta habilitada por la corrupción de derecha e izquierda y por la propia renuncia de ambas a ese centro tanto en lo formal como en lo ideológico. Elementos que causaron su semi-liberación y el casi-bloqueo u obstrucción de las dos rutas tradicionales de llegada o acceso al mismo.

VÍA ACCESO AL CENTRO (1)Posts relacionados:                                                                                                                                   A los Hijos de la Aldea Global                                                                                                                Democracia incompleta (I)
Democracia incompleta (II)                                                                                                                   Democracia incompleta (III)                                                                                                                  Democracia real: qué persigue y qué implica                                                                                     Europa
Partitocracia y modelos de negocio
¿Conferencia política?
El (verdadero) por qué del #15M                                                                                                           Deriva nacional

About fernando de souza diaz pavon

What's the reason of this blog? Mainly, to show something different to the mainstream; an alternative view on current affairs able to challenge the 'status quo'. And also because, by sharing my thoughts, I feel freer. If I become, to some extent, influential through this activity, I just hope to help others to feel the same. Why not? Thus, don't expect to find here what you can read in the newspapers.
This entry was posted in IN SPANISH, POLITICS and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s