La importancia del ‘MICRO-ENTORNO’


Nada explica más el éxito que el micro-entorno. Si no lo tienes para ti, genéralo para otros y pasarás a formar parte. Porque todo lo común se nutre de lo que cada uno puede aportar. Cuando evidencias desinterés por lo ajeno, te olvidas de compartir lo propio. En realidad, de lograr algo compartido. Y sin eso compartido, te olvidas también de conseguir el éxito.

agarrados_de_la_mano

Por ello, reconoce el esfuerzo de los demás, alivia sus tensiones, anímales, aporta, dales valor.

Insisto, nada extraordinario se obtiene sin un micro-entorno también extraordinario. Lo componga la pareja, un entrenador, un jefe, un compañero, un grupo de colegas, nuestros padres, un mentor, nuestros hijos o hermanos, un profesor. No tienen que ser muchos ni públicamente relevantes. Ni siquiera el motivo directo de nuestro éxito (del resultado). Simplemente, aparecen en el momento oportuno para realizar una aportación también clave. Ésa sin la cual nunca hubiéramos llegado. En el deporte, son el entrenador de David Cal (Suso); los padres de Ivan Raña. En la política, la madre de Obama. En las artes, … En ciencia, … ; repasa cualquier biografía brillante y lo descubrirás.

El micro-entorno nos conoce y da confianza. Genuinamente, nos sabe interpretar. Cree en el valor de lo que somos y hacemos. No posa, es sincero, fuente constante de conocimiento, ánimo e inspiración. Nos aporta una mirada lúcida, diferente, coherente. El caso es que nos centra y da energía. Da igual como.

Cuando la realidad macro nos lleva(-ría) por caminos distintos a nuestros sueños, el micro-entorno crea ese ambiente propicio para seguir en ellos; para no dejar de dibujarlos y así tener la opción de realizarlos.

¿Por qué es más fácil ser universitario en una familia de universitarios; deportista en una de deportistas; músico en una de músicos; empresario/emprendedor en una de empresarios/emprendedores? No es sólo una cuestión de genes o de naturaleza. Siento decepcionar a algunos. Ocurre que existe un canal que facilita dichas trayectorias. Es lo que llamamos ‘ambientes’, ‘cultura’, ‘tradición’. Lo cual recrean ‘laboratorios’ del tipo centros de investigación científica, de alto rendimiento deportivo, círculos literarios, ciudades y viveros de empresas, fundaciones ideológicas, campus académicos, grupos en red, foros económicos. Si eso que somos o aspiramos a ser no lo vemos a nuestro alrededor se incrementan nuestros miedos e incertidumbres; la sensación de estar fuera de lugar, soñando u obrando en vano. Por eso, por muy macros que sean estos ‘laboratorios’, su misión siempre es re-crear micro-entornos.

El macro-entorno tan sólo es una sucesión y superposición de micro-entornos tendente hacia algo. No es el entorno macro lo primero que lleva al éxito, son los micro-entornos que el anterior replica, acumula y alinea. Incluso las grandes corporaciones empiezan a definirse como un conjunto [coordinado] de ‘start ups’ (referencia de Steve Jobs al describir organizativamente Apple).

Si lo macro falla en recrear lo micro, llega el fracaso, la necesidad de volver a lo pequeño. Fue el caso de nuestra medallista olímpica en lucha, Maider Unda, quien lesionada y deprimida dejó el CAR (el Centro de Alto Rendimiento Deportivo) y volvió a entrenarse en su granja junto con un preparador amigo. Porque no hay nada más difícil que penetrar y MANTENERSE (incluso mentalmente) en contextos que nos son ajenos; como nada más complicado que hacer aquello que, de nosotros, nadie espera, aunque sea bueno. Aquello por lo que nadie nos preguntará ‘¿qué tal te ha ido hoy?’, ni nos alentará con ‘ya estás más cerca de lograrlo’. Necesitamos que algo nos aproxime: confianza, inspiración, acumulación de experiencias. Un micro-entorno determinado que nos lleve, sin obligación, al camino soñado.

En otras palabras, no hay éxito sin micro-entorno pero sí puede haberlo sin macro-entorno.

Lo increíble es descubrir personas que crean/facilitan esos entornos micro para beneficio de otras allí donde apenas había nada. Donde ni se podía intuir que pudiera salir algo sobresaliente en un determinado campo. Esas personas generadoras y causantes de micro-entornos tienen un mérito incluso mayor que el de quien encarna el éxito. Pero siempre nos centramos en el último, en el propio logro. Nunca en quien lo habilitó; en quien puso suelo al sueño, al genio escondido. Y sin embargo, son esas historias, con su mitología, su leyenda, las que más inspiran. Más allá de las hazañas logradas (el producto, la empresa, la obra) y sus protagonistas, son las historias las que, al final, nos igualan y aproximan.

Nada tiene de extraño que surja un tenista, un pintor, un científico, un gran emprendedor donde nunca lo hubo. El talento puede aflorar en los lugares más insospechados. Pero en nuestra ignorancia sólo pedimos credenciales allí donde los entornos son menos obvios, menos macro. Como si fuera lo macro lo causante de explosionar el talento; lo que lo certifica.

Lo macro, como mucho, conecta. Pone/proyecta lo micro, bueno o malo, en una determinada órbita.

Piensen en las escuelas de negocio, algunas tan grandes y tan elitistas, y que sin embargo tanto se han evidenciado en la actual coyuntura económica. Porque hacen triunfar a los suyos, básicamente, por monopolizar, no por atraer el mejor talento, aportar su visión, experiencia y conocimientos y volcar, luego, un liderazgo nuevo en la sociedad. Funcionan como un club social. Son endogámicas, meros agentes de cambio:

Dueño/dirigente político-empresarial -> Hijo del anterior -> Financiación/pago/sponsorización de la escuela -> Graduación -> Nuevo dueño/dirigente en el mismo o parecido ‘círculo’ político-empresarial -> Hijo del anterior -> (…)

¿Por qué financiar algo que facilite la entrada de quienes no salen del primer eslabón? Por eso no se crea el micro-entorno para que aflore el mejor talento; ni siquiera para las propias empresas. Ni el progreso ni la promoción social son su misión principal, y la ‘tasa de renovación’ que se deriva de las becas es meramente testimonial. Sólo forman futuros ‘herederos’ para, en primer lugar, facilitar que se reconozcan entre ellos, tanto dentro como fuera, y en segundo lugar, para que puedan/sepan [mínimamente] mandar dentro de su exclusivo círculo. Aunque la mayoría sea mediocre, sólo unos cuantos buenos y muy pocos excepcionales. Todos, aquí o allá, en una empresa u otra, en uno u otro gobierno, deben ser dirigentes; no líderes, sino dirigentes. Entramado que se rompe con talentos del genio de Steve Jobs, Bill Gates, Richard Branson, Amancio Ortega, sin necesidad de ningún título. Hasta que ellos mismos forman un círculo similar a ése que rompieron.

Para tener éxito en los estudios en un entorno en el que nadie estudia, en el mundo de la empresa en un entorno en el que nadie es emprendedor ni empresario, en el deporte en un entorno en el que nadie lo practica, … busca tu propio [exclusivo] micro-entorno. Todos los anteriores lo hicieron  y a veces con una persona basta para empezar.

De nuevo, repasa cualquier biografía brillante y lo descubrirás.

Si estás lo bastante seguro de tu talento, inicia ese camino de búsqueda, de cultivo, de mimo, de creación, y mantén siempre tus puertas y ventanas abiertas. Ni excluyas ni pretendas acaparar por pensar que así ganas más. Como mucho, atrapas más de lo poco o mucho que hay, pero siempre menos de lo que podrías generar con otros. Selecciona bien primero y, luego, ofrécete a colaborar, apoyar, trabajar, participar, … ¡contribuir!.

¡Contribuye! con aportaciones de valor, concretas, tangibles y medibles, no sólo con enriquecedores comentarios, con tertulias, ‘me gustan’ o lluvias de ideas (que también). Detecta una necesidad y no esperes a que te lo pidan. De lo contrario, que no te sorprenda si te quedas fuera.

Y finalmente, no olvides que hay más de un éxito en la vida y que cada uno de ellos puede requerir de distintos (diferentes) micro-entornos. NO exijas a quién ya te facilita alguno que te provea de los demás sólo porque tú los necesites. Busca esos micro-entornos que te faltan pero valora mucho los que ya son fuente de éxito para ti.

About fernando de souza diaz pavon

What's the reason of this blog? Mainly, to show something different to the mainstream; an alternative view on current affairs able to challenge the 'status quo'. And also because, by sharing my thoughts, I feel freer. If I become, to some extent, influential through this activity, I just hope to help others to feel the same. Why not? Thus, don't expect to find here what you can read in the newspapers.
This entry was posted in BUSINESS, EDUCATION, ENTREPRENEURSHIP, IN SPANISH, PSYCHOLOGY, SOCIETY, SPORTS and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

3 Responses to La importancia del ‘MICRO-ENTORNO’

  1. Pingback: Enterprising | FernandodeSouzaDiazPavon's Blog

  2. Pingback: UN PROPÓSITO, UN ‘MEDIO’, UN ESFUERZO | FernandodeSouzaDiazPavon's Blog

  3. Pingback: You can be the greatest, you can be the best, … | FernandodeSouzaDiazPavon's Blog

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s